enamorados abrazados atardecer

Sesión de fotos de Preboda – Melanie y Kemal

Château de Chamarande (Francia)

J. Leal

J. Leal logo

prometidos cogidos mano bosque
novio riendo jardines
novios riendo bosques
manos entrelazadas
otoño prometidos espalda
pareja riendo paisaje otoñal
mirada amor
hombre mujer riendo parque
novia abrazo novio
enamorados puente madera
complicidad amor naturaleza
novia besando novio
novios pensando
parejas puente sol
reflejo sol mujer rio
enamorados frente a frente
recien casados arboles bosque
paisaje campo
paseo crepusculo campo
mujer mirando suelo
mujer crepusculo
novia sujeta mano esposo
beso sonrisa sol
caricia amada amor
mano mujer
jovenes bailando campo
abrazo pasion novia
reloj hombre

Una nueva sesión de preboda y, como siempre en estas sesiones de fotos, se realiza en el lugar elegido por la pareja pues que creo que no debe ser el fotógrafo quien imponga donde hacerla sino que debe ser la pareja quien proponga un lugar que, para ellos, resulte especial. A menudo, como en este caso, suele pasar que jamás he estado allí. Con lo cual todo es más divertido, no solo por descubrir nuevos lugares, sino también por realizar todo el reportaje en un lugar en el que no sé qué voy a encontrarme. Las mejores fotos siempre han surgido fruto de la improvisación, y como muestra esta sesión.

Melanie y Kemal decidieron realizar esta sesión en el castillo de Charamande. No en su interior, sino en sus extensos jardines. Dicho castillo se encuentra dentro de la provincia de Essonne (situada al sur de Paris) y, si buscan alguna imagen, verán que es bastante grande. En concordancia a su tamaño se encuentran sus jardines, un parque de unas 98 hectáreas. Este parque se encuentra abierto al público y contiene un lago central con una isla accesible por puentes.

Como escenario era magnifico, teníamos una parte de bosque, la parte del lago, sus puentes y un enorme espacio abierto de césped. Tuvimos un sol radiante durante toda la tarde, ¿qué más se puede pedir? Terminamos de hacer la sesión antes del atardecer, sin embargo, nos dimos cuenta que desde el parque y debido a la altura de los árboles, era imposible ver el atardecer. Así que hubo que improvisar: volvimos al coche y tomamos la carretera para buscar un lugar desde el cual se viera el sol. Fue una carrera a contrarreloj pues el sol se estaba ocultando y eran los últimos minutos de luz. Casi a 10 minutos para que el sol desapareciera completamente, vimos un campo de trigo y rápidamente paramos el coche a un lado de la carretera para no perdernos las ultimas fotografías del atardecer. Si bien todo el reportaje en los jardines fue increíble, estas últimas tienen algo indescriptible que las convirtieron en mis preferidas. Aquí les dejo algunas fotos del reportaje para que puedan comprobarlo por ustedes mismos!